Más allá de su belleza plástica, los cuatro carteles son poemas inolvidables.

Especialmente en el primero, se logra expresar de una manera bellísima, en un plano memorable, la película entera: toda, inmensa, cercana e inalcanzable. El agua y la espuma. To The Wonder.

tumblr_mi8ttzvYSI1qzdglao1_1280

poster-xlarge

PH9HE8W79Q1Ucg_1_l

95875[r5].pdf

Anuncios